Mira quien habla también

  • 0
foto blog texto mira quien habla

Mira quien habla también

Tags :

Category : Texto

La comunicación con los perros ha sido motivo de conflictos entre dueños y mascotas hace ya varios años. Nuestra incomprensión para con ellos es inmensa en comparación a lo que ellos han aprendido de nosotros. ¿Quién puede decir que su perro nunca lo miró y entendió al instante lo que le sucedía? Esto se debe a que los perros han aprendido a leer sutiles movimientos físicos del humano. Desde una ceja levemente levantada hasta un guiño de ojo o una sonrisa enorme de oreja a oreja. Para nosotros, los humanos, ver a otra persona levantar levemente la ceja puede no significar nada. Sin embargo, para los perros, los sabios del lenguaje corporal es mucho más que un centímetro de diferencia. Los canes usan las señales corporales para expresar sus intenciones en todo momento.

Un brazo levantado, un giro de la cabeza, un contacto visual directo a los ojos del perro y muchas otras acciones o respuestas casi automáticas que realizamos a veces son un libro abierto para el can. Muchas veces, la gente se queja de su perro porque salta sin parar cuando ellos llegan a sus hogares. Lo que no comprende la mayoría es que elevar las manos en el intento de que no nos molesten es para el perro un incentivo en el mundo corporal para que salte sin cesar. Es como si nuestra boca dijera: “¡Basta, no saltes!” y nuestro cuerpo estuviera gritando: “¡No pares de saltar!”

Turid Rugaas, en uno de sus libros marca lo siguiente: “Los perros tienen un lenguaje para comunicarse entre ellos. Señales utilizando el cuerpo, región facial, orejas, cola, sonidos, movimientos y expresiones. Las señales caninas más notorias son las de calma, que usan para mantener jerarquía social estable y para resolver conflictos dentro de la manada. Los perros tienen la capacidad de apaciguarse entre sí cuando afrontan situaciones traumáticas y también para calmarse unos a otros. Los que no usan las señales adecuadas son los que generan problemas.” La autora plantea, en particular, la cuestión de las señales de calma. ¿Qué son? Son movimientos en cuanto a lo físico que el perro presenta ante otro ser vivo por cuestiones de jerarquía social o, en todo caso, para resolver conflictos dentro de la manada. Un perro que bosteza no es solamente un perro cansado, es más bien un perro que ha llegado a determinado nivel de stress y necesita canalizarlo de alguna forma. Además, logrará con esta respuesta calmar al otro individuo o, por lo menos, esa es su intención.

Este uso de las señales de calma es una de las cualidades que comparten los perros con sus antecesores los lobos. A diferencia de los primeros, los Canis Lupus exageran mucho mas los movimientos corporales, los llevan al extremo, debido a que las consecuencias de supervivencia para ellos son mucho más drásticas. La particularidad de esta semejanza entre las dos especies es que ambos utilizan estos medios para tratar de evitar confrontaciones.

Para finalizar estas líneas enumeraré algunas de las señales de calma que deben ser tenidas en cuenta según la autora y la experiencia práctica: girar la cabeza (puede ser rápido o muy lento, también pueden desviar la mirada rápidamente), girarse o dar la espalda por completo (sumamente efectivo),  lamerse el hocico (a veces es muy difícil de percibir), inmovilizarse o realizar movimientos lentos, posición de juego (cabe destacar que dependiendo como estén las patas traseras colocadas el perro puede prepararse a atacar o a jugar), sentarse, echarse, bostezar, olisquear el suelo, interponerse entre dos perros y mover la cola.

 


Leave a Reply