¿Qué sueñan los perros?

  • 0

¿Qué sueñan los perros?

¿Los perros sueñan? ¿Tienen pesadillas? ¿Sueñan con nosotros u otros pares? ¿Quién no ha visto a su perro moviendo las cuatro patas como si estuviera corriendo mientras duerme y no se ha preguntado con qué o quién estará soñando? ¿Por qué a veces mi perro gruñe o ladra tímidamente mientras duerme?

perro-durmiendo,-suelo-178702

Todos estos interrogantes circulan a menudo por la cabeza de muchos dueños y especialistas caninos. A veces, de noche, mientras me quedo leyendo o viendo televisión, escucho que mi Shar Pei de dos años empieza a emitir sonidos y/o vocalizaciones semejantes a un llanto ahogado o a un quejido, otras veces observo que mueve las patas simulando una carrera. En algunos, me acerco hacia él y con voz suave lo despierto. Otras veces, simplemente dejo que continúe su sueño sin molestarlo. Lo gracioso de la situación es que en algunos casos se despierta sobresaltado como quien se despabila de una larga pesadilla y no entiende dónde está ni qué hora es.

Los perros, según diversos estudios realizados por neurólogos veterinarios y especialistas, entran en una fase de sueño llamada “onda lenta”, intercalada con sucesivos períodos de “sueño profundo” o REM (movimientos oculares rápidos). Se han comparado los encefalogramas de análisis humanos con los de algunos perros y se han encontrado ciertas similitudes que llaman la atención.

Según lo analizado en los resultados de los encefalogramas de los perros el sueño de “onda lenta” se ve algunas veces interrumpido por fases de REM donde, se daría por entendido que el perro “sueña” o posee una actividad cerebral mayor (esto es bastante similar al dormir humano). Aunque no sabemos, a ciencia exacta, si efectivamente “sueña” con imágenes mentales como nosotros, podemos generar diversas hipótesis acerca de lo que sucede en este momento. Los perros son capaces de procesar entre 100 y 150 palabras, algunos expertos incluso amplían esta cifra. Esta cualidad se refiere a un patrón de pensamiento cognoscitivo como la habilidad de reconocer conceptualmente una pelota por una “pelota”, de generar una imagen mental. Es decir, cuando le pido a mi perro que busque la “pelota”, si está entrenado y ha aprendido el “significado” de la palabra mencionada la traerá sin ningún inconveniente. Por ende, podemos asumir que nuestros perros tienen imágenes mentales que se forman en su cerebro. Si nos fiamos de esto sería posible que el perro pueda reproducir durante el sueño imágenes mentales de conceptos que le resultan placenteros o displacenteros.

Lamentablemente no podemos saber qué sueñan los perros (en caso de que esto sucediera efectivamente), si tiene pesadillas o sueños placenteros. Si nuestro perro gruñe o ladra no tiene porqué referirse exactamente a un momento de peligro, sino tal vez, al de caza o persecución de presa. Por otro lado, si nuestro perro estuviera moviendo las patas, simulando que “corre” mientras duerme, podríamos hipotetizar que está persiguiendo a un conejo o que está siendo perseguido. En consecuencia, no podemos discernir de qué van los sueños de esta hermosa especie.

Dormir es sumamente importante y necesario para todo ser vivo. Permite fijar aprendizajes, relajar la mente y descansar el cuerpo. Es el momento del día en donde todo mamífero logra “acomodar las ideas”.

Una de las características genéticas más destacadas que ha conservado el perro en comparación con el lobo es la vigilia o los momentos de la misma. A pesar de que esta cualidad ha sido modificada genéticamente a través de los años de evolución es conservada hasta la actualidad. El perro intercala períodos relativamente cortos de sueño con momentos de vigilia. Este rasgo está arraigado en la necesidad de sobrevivir, manteniendo al perro en alerta frente a cualquier peligro latente.

 

Página de Facebook: https://www.facebook.com/adiestramientocaninolobo/
Twitter: @AdiestraLobo


Leave a Reply