Author Archives: m8000591

  • 0

Me va a hacer caso porque yo lo digo, el macho alfa

Cuantas veces habré escuchado esta frase en boca de humanos. Esta es una de las máximas que ha llevado a que aquellos adiestradores que trabajan con collar de ahorque y con métodos aversivos tengan tanto “éxito” (mejor dicho, dinero).

Hace algunos años, cuando decidí averiguar por cursos de adiestramiento entré en varias páginas que, a simple vista, me parecían interesantes. Luego, en la calle, veía a un adiestrador trabajando con un perro tirando de un collar de púas o de una correa de ahorque y frente a él un pobre cachorro asustado y extasiado de tanta agresión. Desistí al instante. No quería eso. Quería otra forma. Siempre fui un inconformista de la vida, siempre creo que hay algo mejor por hacer. Tardó años, pero mi respuesta llegó. Conocí a Pablo y vi un modo de trabajar distinto. Lo llamé porque leí cada

«Read More»

  • 0
foto blog texto mira quien habla

Mira quien habla también

Tags :

Category : Texto

La comunicación con los perros ha sido motivo de conflictos entre dueños y mascotas hace ya varios años. Nuestra incomprensión para con ellos es inmensa en comparación a lo que ellos han aprendido de nosotros. ¿Quién puede decir que su perro nunca lo miró y entendió al instante lo que le sucedía? Esto se debe a que los perros han aprendido a leer sutiles movimientos físicos del humano. Desde una ceja levemente levantada hasta un guiño de ojo o una sonrisa enorme de oreja a oreja. Para nosotros, los humanos, ver a otra persona levantar levemente la ceja puede no significar nada. Sin embargo, para los perros, los sabios del lenguaje corporal es mucho más que un centímetro de diferencia. Los canes usan las señales corporales para expresar sus intenciones en todo momento.

«Read More»

  • 0

Lassie: ¿un mito o realidad?

Category : Texto

Desde que somos pequeños, nuestros padres y los adultos en general nos insertan un chip, medido en palabras, el cual señala que los perros tienen un solo objetivo en la vida: “complacer al dueño”. Falacias como éstas son las que han llevado a tener tantos problemas con los compañeros caninos y a que nosotros, los adiestradores, tengamos cada día más trabajo.

A veces me pregunto por qué nuestros abuelos y bisabuelos no necesitaban de adiestradores caninos en sus hogares, haciendo de “intermediarios” entre los dueños y sus perros. La respuesta parece estar en la perspectiva que esas personas tenían sobre los compañeros de cuatro patas. No los consideraban parte de la familia, los consideraban mascotas. Pero por sobre todas las cosas, los tomaban como una especie distinta a la nuestra. No digo que entendieran el concepto de especie ni nada por el estilo, solo considero que eran conscientes de las grandes diferencias que nos separan. Si de algo está seguro mi abuelo, o lo estaba mi abuela, es que un perro es un perro. Por más que yo hable en su lugar (aunque resulte sorprendente muchos dueños, incluyéndome, lo hacemos), que proyecte sentimientos propios en ellos o haga todo tipo de acciones que humanicen al perro, esta especie seguirá siendo lo que es. Y gracias a Dios que son perros, gracias a Dios que no pertenecen a

«Read More»

  • 0
foto balo la mirada canina

Bajo la mirada canina

Category : Texto

Cuando comienzo mis clases de adiestramiento, repito hasta el cansancio una frase corta y concisa que, a medida que pasa el tiempo, me intereso en explicar detalladamente al dueño: “El perro tiene un solo objetivo en su vida; maximizar refuerzos y minimizar castigos”.

La gente me mira, a veces girando la cabeza levemente hacia un costado, como he visto hacer más de una vez a mi Shar Pei de año y nueve meses, intrigada por la frase que acabo de decir. Creo que algunos ni siquiera siguieron el hilo de la frase y se quedaron en “objetivo”. Sin embargo, otros, tal vez con mayor claridad de conceptos capta al instante la frase y entiende de qué va la cosa.

Desglosemos la frase. Cuando hablo de “un solo objetivo en la vida” me refiero a una vida evolutiva y darvinista donde lo que prima, el impulso de su vida, es la supervivencia en el ámbito que se encuentre. Un perro puede encontrarse en Afganistán combatiendo cuerpo a cuerpo con sus compañeros humanos soldados, en Palermo Soho paseando con su dueña que salió de compras o viviendo en la calle junto a un compañero bípedo sin hogar. Indiferentemente de cual sea su situación, lo único que querrá es sobrevivir, al costo más económico en términos evolucionistas y físicos posibles.

«Read More»