Preguntas Frecuentes

A diario surgen preguntas y dudas sobre los motivos de por qué uno debería adiestrar a su mascota. No sabemos a que edad comenzar, qué temas trabajar, qué métodos utilizar, cuánto tiempo debe durar un paseo, entre otras. Acá intentamos ayudarte y guiarte un poco con algunas…

¿A qué edad puedo comenzar a adiestrar a mi mascota?

¿Lo ideal? Desde el primer instante en que llega a tu casa. En este punto, debemos diferenciar educación de adiestramiento. Educación es lo que el cachorro debe recibir en el momento preciso que una de sus cuatro patas ingrese al domicilio a habitar. 

Para un adiestramiento de obediencia básica es necesario que el perro alcance la edad de 3 meses. Como nuestra mascota sigue siendo cachorro se puede iniciar un adiestramiento de obediencia desde lo lúdico.

Adiestramiento Canino Lobo ofrece ambos, por un lado, charlas y consultas con los dueños primerizos para establecer pautas de educación con su cachorro. Por otro lado, si lo que están buscando es un adiestramiento de obediencia llegados los 3 meses puede desarrollarse un plan ajustado a lo que cada dueño necesita o busca.

 

«Tengo un perro dominante»

Para dar un breve panorama de nuestra ideología respecto a la concepción de «dominancia» y «macho alfa» diremos únicamente que:

  • Ningún perro (y reafirmamos, NINGUNO) está constantemente pensando de que forma escalar en la pirámide jerárquica de la familia para llegar a lo más alto. Son muy pocos casos en los que esto sucede y en caso de que suceda se trataría de cierta patología que nada tiene que ver con “ser dominante”, sino con una “obsesión” basada en la inseguridad.ç
  • La dominancia, la mayoría de las veces, es confundida con inseguridad o miedo. Un perro puede morder por alguno de estos motivos o por incompetencias en su modo de comunicarse con el entorno (perros y humanos). Un perro “dominante” tiene mucha seguridad en sí mismo y en el entorno en el cual se desarrolla.
  • Finalmente, diremos que tener un perro dominante no conlleva en todos los casos a que nos topemos con un animal agresivo. De hecho, un buen líder canino, por lo general, no presenta respuestas agresivas porque no las necesita. Se basta con su auto control y su seguridad.

 

Asociaciones

Un perro aprende desde que nace hasta que muere por asociaciones. Nuestros compañeros están realizando constantemente conexiones entre los estímulos del entorno y las consecuencias próximas de ellos.

Muchas personas se quejan de que su perro no deja de molestar mientras la familia está cenando, pero, sin embargo, la forma de «solucionarlo» para ellos es «darle lo que quiere para que no moleste». Un error conceptual que puede llevar a que nuestras mascotas entiendan un mensaje equivocado, o mejor dicho, para que reciban un mensaje erróneo. 

Muchos problemas de la cotidianeidad tienen base en estas asociaciones «en falla» que se fueron repitiendo a lo largo de mucho tiempo. 

 

¿Qué es el Condicionamiento Operante?

El condicionamiento operante es un método de aprendizaje en el cual un perro tiene más probabilidades de repetir las formas de conducta que conllevan consecuencias positivas y, por el contrario, menos probabilidades de repetir las que conllevan consecuencias negativas. Si se refuerza positivamente una conducta (por ejemplo, sentarse) ésta conducta se verá repetida en el futuro aumentando sus probabilidades de que suceda. Por otro lado, si castigamos negativamente una conducta, es decir, no la reforzamos pero tampoco utilizamos un método aversivo, disminuirá sus posibilidades de repetirse debido a que no es premiada de ninguna forma.